Sitges 2014: Sección Brigadoon

El terror independiente y los directores italianos que influenciaron a Tarantino protagonizan Brigadoon 2014 y Jaume Balagueró dará el pistoletazo de salida de la Sitges Zombie Walk, que se celebrará el sábado 4 de octubre.

La sección Brigadoon desvela algunos de sus potentes títulos para esta 47ª edición del Festival de Sitges 2014, ubicada en el edificio de el Escorxador, ha elaborado un amplio programa en el que destaca una revisión de los directores italianos que influenciaron a Quentin Tarantino.

 

A los títulos anunciados anteriormente, se le suman los largometrajes Maldito amor, el nuevo film de los hermanos chilenos Gonzalo y Sebastián Badilla, una comedia adherida al género giallo. Megamuerte, la película dirigida por Jordi Nájera y producida a través del crownfounding, que nace del corto Metal Creepers, rinde homenaje al glam metal de los años ochenta. 


Por último, The Redwood Massacre, de David Ryan, una cinta independiente rodada en el norte de Escocia donde un grupo de amigos visita el lugar donde se produjo una legendaria matanza.


En la sección de documentales se añaden títulos de peso, I Tarantiniani de Steve Della Casa y Maurizio Tedesco, un documental que pretende explicar al mundo un fenómeno cinematográfico desconocido, el de los directores ignorados por la crítica italiana que Quentin Tarantino considera esenciales, como Lamberto Bava, Ruggero Deodato o Sergio Leone.
Yellow Fever: The Rise and Fall of the Giallo, es un repaso a la historia de este concepto cinematográfico y a sus cineastas, desde los orígenes con Mario Bava hasta Dario Argento o Lucio Fulci. Queridos monstruos de los hermanos Kiko y Javier Prada, una visión de la historia del cine fantástico y de terror desde los años sesenta hasta nuestros días.

Además de todas las confirmaciones de la programación, la Zombie Walk, un pequeño clásico del certamen tendrá lugar el sábado 4 de octubre con el pistoletazo de salida a cargo del director Jaume Balagueró, que inaugura el Festival el día anterior con REC4: Apocalipsis.


Álex Angulo, el actor fallecido el pasado 20 de julio tendrá un homenaje con la proyección del film Acción mutante qué contará con la presencia del director, Álex de la Iglesia. Luigi Cozzi presentará diversos trabajos en Brigadoon, entre ellos la película The Black Cat (1979) dentro del ciclo de los sueños. Durante la sesión se podrá ver el tráiler de su nuevo film Blood on Melies’Moon.



El Premio Nosferatu será, este año, para la actriz María Kosty, dedicada a la profesión desde finales de los años sesenta y con una gran presencia en el cine fantástico y de terror español de los setenta.

La fortaleza

La fortaleza
Título original: Brick Mansions
Año: 2014
Duración: 90 min.
País: Francia
Director: Camille Delamarre
Guión: Luc Besson, Bibi Naceri
Música: Marc Bell
Fotografía: Christophe Collette
Reparto: Paul Walker, David Belle, RZA, Robert Maillet, Carlo Rota, Kalinka Petrie, Bruce Ramsay, Andreas Apergis, Kwasi Songui, Ayisha Issa, Catalina Denis
Productora: Brick Mansions Productions Inc / EuropaCorp

En un Detroit distópico, las antiguas mansiones de ladrillo dan ahora cobijo a los delincuentes más peligrosos de la ciudad. En un intento desesperado por proteger a la población, la policía construye, en torno a esos edificios, un muro de contención. Mientras el agente secreto Damian Coller (Paul Walker) libra una dura batalla contra la corrupción, Lino (David Belle), un expresidiario, intenta llevar una vida honrada. Cuando Tremain (RZA), el capo de la droga, secuestra a la novia de Lino, Damian acepta su ayuda para desmantelar la siniestra trama que pretende acabar con ciudad...

Es curioso que tras el fallecimiento de Paul Walker, sea en una película tan poco memorable la última vez que le veamos actuar, ya que su aparición en Fast and Furious 7 con las escenas que rodó antes del trágico accidente que le costó la vida, todavía está por ver que sean incluidas en el montaje final.

El editor de Transporter 3, Camille Delamarre se atreve a dirigir su primer largometraje, un remake de Distrito 13, obra original de 2004 dirigida por Pierre Morel con el título original de Banlieue 13, la cual, tuvo una secuela en 2009 bajo el título de Distrito 13: Ultimátum.


Luc Besson, director de Nikita, El profesional y El quinto elemento entre muchas otras, ha guionizado y producido muchas películas memorables para el aficionado al género de acción. Éste co-escribe, como hizo antaño (en las predecesoras), junto a Bibi Naceri un guión que destiñe ríos de producto televisivo. Su trama no es desdichada, pero nada que no hayamos, o veamos venir antes de suceder donde algunos giros ¿sorprendentes? en su tramo final plagado de tópicos que hacen el intento de fraguar el final, resta decir que el resultado es poco factible, cerca de errar.

El mayor punto a favor con el que juega el film, es la química entre sus dos personajes principales Damien Collier (Paul Walker) y Lino (David Belle) que cumplen debidamente con los estándares de las buddy movies. En segundo lugar, se puede destacar sus elaboradas coreografías en las escenas de acción dónde predomina el Parkour, deporte callejero de saltos y piruetas por el mobiliario urbano.

De Paul Walker no hay mucho que destacar, su interpretación es un eco que retumba como el Brian O'Conner de Fast and Furious, poco novedosa pero igual de correcta a pesar de ser plasmada en un producto final mucho menor. David Belle, además de actor en las anteriores entregas, es coordinador de especialistas y fundador del Parkour, que aprovecha para lucir su talento en increíbles saltos y piruetas, es lo que termina por salvar al film de hundirlo en la más profunda y olvidada caverna oceánica.

El punto más flojo de la película es su trama, tan sencilla como poco nutritiva. Los malos son de postín, y los buenos no imparten toda la justicia que espera el espectador. Llegado el momento, parece que hay cierta complicidad entre malos y buenos, debido en parte a unas flojas actuaciones de secundarios, más de lo habitual.


Los efectos especiales son comedidos y todo es bastante tradicional, salvo alguna explosión que hace dudar la integridad visual de la escena con texturas asediadas por el fuego digital. Por suerte, se pueden contar con una mano.

El rapero RZA, no es su primera aparición como actor, ha realizado pinitos en diferentes películas como Repo Men, Salidos de cuentas o El hombre de los puños de hierro. En La fortaleza hace acto de aparición como Tremaine Alexander, el malo en cuestión, qué como he dicho, es de postín.
RZA también ha colaborado en la orquestación de algunos films importantes con sus temas musicales, e incluso, componiendo expresamente para éstos. Algunos ejemplos que vale la pena mencionar son Django Unchained y Kill Bill Vol. 1 de Quentin Tarantino, Pacific Rim de Guillermo del Toro o 8 millas con Eminem como protagonista.

Esta vez, la labor ha sido cedida a un desconocido Marc Bell y Trevor Morris, compositor de Immortals o El retorno de los malditos. Ambos crean una banda sonora adecuada para el tipo y calidad final, que bien, sin ser mediocre del todo, es fácilmente olvidable, incluso, para los aficionados al Parkour.

Puntuación

Clay Disarray, ilustraciones de Lizzie Campbell

Lizzie Campbell es una ilustradora con un estudio ubicado en una pequeña aldea en Warwickshire, al cual, llama Clay Disarray.

Su espíritu creativo se limitaba a su tiempo libre. Pero después de varios años de trabajo en un puesto de comunicación para una organización benéfica nacional, Campbell decide volver a estudiar para seguir desarrollando su práctica creativa. En la escuela de arte experimenta con diferentes medios creativos, y finalmente descubre la arcilla polimérica, que modela con distintas herramientas y accesorios.

Su afición por el cine, sobre todo de terror y el cine independiente, se dan a conocer en una réplica de carteles de películas clásicas y no tan clásicas.

Sin más preámbulos, aquí dejo algunos carteles que más han llamado mi atención. El resto de trabajos podéis verlos en su página web.

Donnie Darko Drive

Frankenstein Hellraiser

Ichi The Killer Little shop of horrors

Nosferatu You're Next

6º Aniversario

Seguro que alguna vez en vuestra vida se os ha olvidado felicitar el cumpleaños de algún familiar o conocido, incluso el propio vuestro, aunque parezca harto difícil. Eso es lo que ha ocurrido en nuestro sexto aniversario en la red. El pasado día 4 de agosto cumplíamos seis años online. Y como reza el dicho, más vale tarde que nunca.

Capitán América: El soldado de invierno

Título original: Captain America: The Winter Soldier (Captain America 2)
Año: 2014
Duración: 128 min.
País: Estados Unidos
Director: Anthony Russo, Joe Russo
Guión: Christopher Markus, Stephen McFeely (Cómic: Joe Simon, Jack Kirby)
Música: Henry Jackman
Fotografía: Trent Opaloch
Reparto: Chris Evans, Scarlett Johansson, Samuel L. Jackson, Robert Redford, Toby Jones, Cobie Smulders, Emily VanCamp, Anthony Mackie, Sebastian Stan, Frank Grillo, Hayley Atwell, Georges St-Pierre, Maximiliano Hernández, Pat Healy, Stan Lee, Callan Mulvey

Steve Rogers, alias el Capitán América, vive tranquilamente en Washington D.C. intentando adaptarse al mundo moderno. Pero cuando atacan a un colega de S.H.I.E.L.D., Steve se ve envuelto en una trama de intrigas que representa una amenaza para el mundo. Se unirá entonces a la Viuda Negra para desenmascarar a los conspiradores. Cuando por fin descubren la magnitud de la trama, se unirá a ellos el Halcón. Los tres tendrán que enfrentarse a un enemigo inesperado y extraordinario: el Soldado de Invierno.

Joe Russo y Anthony Russo son los que toman el relevo de las aventuras del Capitán América, iniciadas en 2011 por Joe Jhonston, el director de Jumanji. Sendos hermanos centrados en el pasado en el género de comedia con films como Tú, yo y ahora...Dupree, Bienvenidos a Colinwood o la serie televisiva, Community. Los Russo juegan con ventaja, tienen la mayor faena hecha, ya que la presentación del personaje fue realizada de manera íntegra y debidamente en la película de Jhonston.

Esto no significa un éxito seguro, pero hay que reconocer que les ha quedado una película compacta y notable. El guión de Christopher Markus (Thor: El mundo oscuro) que repite en su labor tras haber escrito el guión de la primera parte, conduce al film por el buen equilibrio entre la trama y las escenas de acción.

 

En ocasiones segundas partes superan a sus antecesoras, aunque sea por poco. Capitán América: El soldado de invierno cumple esa condición a raja tabla. Tras su paso por Los Vengadores en 2012 en la unión de los más populares superhéroes de Marvel, Chris Evans se ha arraigado como un fresno a la tierra en su rol de Capitán América/Steve Rogers. Y aunque, poco asoma ya de aquel tímido, enclenque y dubitativo personaje que era Rogers, éste se ve absorbido por su alter ego, el chulesco Capitán América. Una evolución necesaria en esta segunda parte, aunque esto haya hecho perder esa doble personalidad del personaje.

De todas formas, hay que decir que Evans se ha hecho con las características del personaje de forma más que notable. Su rol como Steve Rogers, la parte 'humana' nos deja ver una nueva faceta de su personaje mucho más moralista consigo mismo que en su antecesora. Una faceta en la que empieza a cuestionarse algunas decisiones propias y que dejan la puerta abierta a una tercera y prometedora entrega ya anunciada.

Evans se ha convertido en uno de los más notables, rentables y bien ejecutados personajes del universo Marvel en la gran pantalla, con perdón de Iron Man. De la misma manera que no imagino a otro actor sustituyendo a Robert Downey Jr. en su papel de Iron Man, o me costaría mucho. En el caso Chris Evans y su rol de Capitán América comienza a sucederme lo mismo.


La secuela dirigida por los hermanos Russo es un blockbuster de notables y espectaculares efectos especiales que guardan la elocuencia y disciplina visual sin marear al espectador con frenéticos giros de cámara o tambaleos para ocultar los posibles fallos. El aumento de presupuesto juega a su favor, y se nota en unos mejorados efectos especiales mucho más sólidos que en su antecesora, que aun estando cumplidores, eran digitalmente dubitativos en ciertas ocasiones, sobre todo las explosiones.

Sin sacrificar la trama, algo tópica y que en aisladas ocasiones recordará al agente británico 007, el ejercicio es inteligente y entretenido a partes iguales. Un equilibrio artístico que aguanta muy bien durante sus dos horas de metraje.

Samuel L. Jackson participa más activamente y su rol de Nick Furia cobra más importancia en la trama de lo que a priori parece. Tras el crossover Los Vengadores, la productora parece haber buscado compañía a Capitán América, sin duda, la introducción de personajes secundarios que participen ampliamente con el héroe principal, hacen la película mucho más dinámica.

Scarlett Johansson y Anthony Mackie forman equipo junto al Capitán en esta secuela. Johansson repite su rol de Viuda Negra en Los Vengadores, con algo más de protagonismo, pues con tanto personaje importante al que dar protagonismo, ésta quedaba eclipsada por Iron Man, Thor y Hulk.
Mackie aparece como Falcon, un personaje carente de póderes naturales, pero con un aparato a su espalda que será tremendamente útil durante la secuencia final. Su personaje cumple un rol similar al del Coronel James Rhodes interpretado por Don Cheadle en Iron Man 3.

Y no podía faltar un cameo de Stan Lee, cocreador del universo Marvel con superhéroes como Spider-Man, Hulk, Iron Man, Thor o X-Men, su breve aparición como guardia de seguridad y una sola frase del guión, es la escena de carcajada.


Los hechos sitúan a los personajes en una época futura desde el punto de vista del Capitán, así que la combinación de escenarios retro-futuristas de su antecesora se pierde en esta segunda entrega, situando al espectador en un presente invadido por la mayor y sorprendente tecnología, con gadgets y escenarios íntegramente futuristas, creados de forma digital casi en su totalidad pero con gran credibilidad.

La banda sonora de Henry Jackman (Kick Ass, X-Men: Primera generación) es una partitura muy propia y adecuada al estilo militarista y tecnológico que nos ofrece el film. No hay ningún tema especialmente loable pero cumple debidamente su labor.

¿Quien dijo qué segundas partes nunca fueron buenas? En ocasiones, mejores que las originales.

Puntuación