Los ojos de Julia

TÍTULO ORIGINAL: Los ojos de Julia
AÑO: 2010
DURACIÓN: 107 min.
PAÍS: España
DIRECTOR: Guillem Morales
GUIÓN: Guillem Morales, Oriol Paulo
MÚSICA: Fernando Velázquez
FOTOGRAFÍA: Óscar Faura
REPARTO: Belén Rueda, Lluís Homar, Julia Gutiérrez Caba, Pablo Derqui, Francesc Orella, Daniel Grao, Hèctor Claramunt, Joan Dalmau
PRODUCTORA: Rodar y Rodar / Televisió de Catalunya

Julia regresa a Bellevue con su marido para visitar a su hermana, casi ciega por una enfermedad degenerativa de la que intentó operarse sin éxito. Al llegar descubren que se ha suicidado. Julia no sólo debe afrontar la pérdida de su hermana, sino también la pérdida de toda esperanza para detener su inminente ceguera, pues ella sufre la misma enfermedad y parece compartir su mismo destino.

La inauguración de la 43a edición del festival de cine fantástico de Sitges 2010 es un despropósito. Uno de esos engaños al público que molestan y defraudan. Un producto adornado con diversos anzuelos y preparado para ser distribuido en la taquilla española a partir del 29 de Octubre. Guillem Morales debutó con el Habitante incierto, película con la que fue nominado a los Goya como mejor director novel. En está ocasión repite con otra historia que mezcla los géneros thriller y terror, pero con mayor presupuesto. Los ojos de Julia se compara de forma directa con El Orfanato, pero se trata de aprovechar el sobrevalorado éxito de esta. De mano de la misma productora, ambas utilizan el nombre de Guillermo del Toro como reclamo, comparten protagonista, director de fotografía, música y seguramente, gran parte del equipo técnico. El guión de Los ojos de Julia parte de una idea de Guillem Morales desarrollada en conjunto con Oriol Paulo, siendo sin duda, el motivo por el que la película se hunde. Los ojos de Julia se sostiene por los pelos y sobrevive por su efectividad convencional a la hora de ofrecer sustos fáciles. Parte de su presupuesto se invierte en su distribución, dando un fuerte empuje a la película, dado que por si sola no levantaría tanta expectación.

El arranque de la película es bastante prometedor, nos ofrecen en bandeja lo necesario para pasar casi dos horas de tensión, pero la cortina de humo se desvanece a medida que avanza la historia. Los personajes son estereotipos desdibujados, durante el desarrollo de la película se pierde el interés por ellos. El argumento por si solo no se sostiene, se alarga de forma innecesaria y todas las situaciones que se suponen inquietantes, rozan el ridículo. El guión de Guillem Morales y Oriol Paulo se fractura en muchas ocasiones, a parte de ser previsible de una forma exagerada. La trama de investigación, entrelazada con el drama emocional de los personajes, consigue llegar a ser aburrida e insulsa. Todo ello, en conjunto con las interpretaciones, crea momentos de verdadera vergüenza ajena. Los actores secundarios cumplen con su interpretación, pero sus roles e intervención en la historia son un desastre. Y el llamativo reparto principal del que goza la cinta, ofrece interpretaciones justas para lo que se intentaba realizar. Belén Rueda tiene momentos brillantes, pero resulta muy repetitiva y cargante, aunque lleva bien el peso de la acción. Lluís Homar en el papel de su marido consigue destacar sobre el resto, Julia Gutiérrez Caba es un personaje forzado y mal desarrollado. Francesc Orella tiene un papel justo y se adapta a un personaje de temperamento bastante usual para este actor. Y luego pasamos a Pablo Derqui, quien consigue realzar algunos de esos momentos de vergüenza ajena.

No todo son puntos negativos para Los ojos de Julia, lo mejor que tiene la película es la fotografía. Es el apartado que consigue salvar por momentos un guión desastroso. La iluminación, muy acertada y bien pensada, consigue crear en cada momento un ambiente inquietante y angustioso. Muchos planos y secuencias son sobresalientes, algunas de las escenas de la película quedan grabadas en el recuerdo de forma positiva. No es suficiente para salvar la película, pero se agradecen esos elementos técnicos entre tanto quiero y no puedo. Donde la película también hace aguas es en la mezcla de sonido, que para mi humilde opinión, es horrible. Por momentos consigue que como espectador, te alejes más de la película y las voces, disponen de una tonalidad espantosa. Donde se consiguió un buen efecto de sonido que aprovechó el nuevo sistema de sonido envolvente 7.1 del cine Auditori de Sitges, es al final. Una secuencia donde los graves retumbaban en tu interior y en conjunto con las imágenes, consiguió un momento de tensión muy logrado. Lastima que luego siga un desenlace desastroso.

Algo más para comentar de la película es un detalle que pasará desapercibido, se trata de bastantes elementos de un género de terror italiano denominado giallo, algo que se agradece si simpatizas con dicho género. Pero no se puede utilizar como pretexto para justificar el guión, pues también dispone de una estructura similar a los giallo, sobre todo el previsible desenlace. Para mi, lo más atractivo de la película son esos ingredientes, la considero más una película de ese género, pero no la venden como tal, por ese motivo, opino que es un engaño y pierde puntos. Los ojos de Julia es una producción con un envoltorio comercial, ofrece lo justo para contentar en una sala de cine y está pensada para un público que no busca esos elementos en este tipo de película. Así que, como he comentado antes en mi humilde opinión, esta película es un despropósito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODOS LOS COMENTARIOS SERÁN MODERADOS:

- No se publicarán comentarios que no tengan relación alguna con el artículo.
- No se publicarán comentarios que contengan SPAM.
- Para pedir intercambio de enlaces envía un email.
- Las amenazas e insultos NO serán permitidos.