27/4/2011

Rabia


TÍTULO ORIGINAL: Rabid
AÑO: 1977
DURACIÓN: 90 min.
PAÍS: Canadá
DIRECTOR: David Cronenberg
GUIÓN: David Cronenberg
FOTOGRAFÍA: René Verzier
REPARTO: Marilyn Chambers, Frank Moore, Joe Silver, Susan Roman, Howard Ryshpan, Patricia Gage
PRODUCTORA: New World Picture / CFDC / Cinema Entertainment Enterprises Ltd. / Cinépix / Famous Players Film Company / The Dilbar Syndicate
PREMIOS 1977 Festival de Cine Fantástico de Sitges: Mejor guión, efectos especiales

Rose sufre un accidente y es internada en la Clínica Keloid, un centro especializado en cirugía estética, donde es sometida a unos tratamientos revolucionarios. Los resultados son fatales: la chica despierta con una fisura bajo su axila, de la cual emerge un apéndice fálico y experimentando una insoportable sed de sangre humana. Rose la saciará gracias a su nuevo miembro con el que penetra, para extraerles sangre, en los cuerpos de sus víctimas. Éstas, posteriormente, caen presas de una incontrolable rabia homicida que, poco a poco, se va extendiendo por la ciudad como una salvaje plaga de terror y violencia.

El segundo largometraje de David Cronenberg es el peor considerado de forma global, aunque no es peor que su opera prima Shivers (Vinieron de dentro de...), en algunos aspectos incluso la supera, aunque no cuenta con el efecto sorpresa de su antecesora y el argumento es muy similar. Nos encontramos ante los inicios de David Cronenberg, donde ya marcaba una tendencia y mostraba elementos que continúa desarrollando en su carrera profesional. Su anterior trabajo le proporcionó duras críticas, aunque un aceptable resultado en taquilla. La idea base de Rabia se estaba desarrollando por el propio Cronenberg con el nombre de Mosquito, las similitudes argumentales con su anterior película ayudó para las financiaciones publicas Canadienses.

El presupuesto de la película era muy bajo, al rededor de medio millón de dolares, algo muy limitado para ampliar las fronteras de Shivers (Vinieron de dentro de...), pues en esta el desarrollo de la historia ocurre en un complejo de apartamentos alejados de la ciudad. En cambio en Rabia el proyecto era algo más ambicioso, extendiendo una epidemia por toda una ciudad y sus alrededores, con la consecuente alteración publica que ello conlleva, la actuación policial y militar a gran escala. La cuestión es que el resultado final sorprende, teniendo en cuenta las limitaciones de producción que contaban para la película. Un gran ejemplo de economización de medios e inteligencia para sacar partido de situaciones que en conjunto, muestran un resultado digno logrado con esfuerzo y dedicación de todo el equipo.

La película tiene un alto grado de curiosidad por la forma en que Cronenberg combina aspectos muy explotados en el cine de terror, tales como el vampirismo, epidemias contagiosas, zombies (en este caso infectados), con el erotismo como elemento estrella. El sexo en mayor o menor grado siempre está presente en la obra de Cronenberg, en esta ocasión lo mezcla con la naturaleza de un depredador animal. El detonante de todo viene dado del propio ser humano, utilizando en menor grado la idea de corporaciones secretas y la investigación genética. Se desencadena una situación angustiosa en lugares cotidianos, como espectadores estaríamos expuestos en todo momento al peligro. El punto de partida sobre el que se sustenta el guión no es tan solido o está tan bien desarrollado como debería, pero se trata de los inicios de un cineasta con inquietudes y planteamientos artísticos que continua plasmando en la actualidad.


Los actores elegidos no eran conocidos, no hay que decir que fueran malos aunque sus interpretaciones eran limitadas, al igual que el presupuesto. La mejor interpretación recae sobre la actriz principal, la actualmente fallecida actriz porno Marilyn Chambers. La primera opción para el papel principal era la actriz Sissy Spacek, aunque en producción no encajaba la idea. Para ajustar el presupuesto y tras un buen resultado en las pruebas de casting, pensaron que Marilyn Chambers era la mejor opción. Ese mismo año se estrenó Carrie con Sissy Spacek como protagonista, ocupando un lugar en la historia del cine de terror con su imagen llena de sangre por todo el cuerpo. Es curioso que en Rabia haya un pequeño instante en la ciudad donde se muestra un cartel publicitario de la película de Brian de Palma. Volviendo a la película que nos acontece, se puede afirmar que no se trata del guión más elaborado por Cronenberg, dispone de situaciones que no están bien resueltas y algunas escenas se alargan más de lo necesario, aunque tiene un final que sin ser brillante tiene un buen impacto. Lo mejor de la película es como se consiguió con muy pocos medios, dar la sensación de unidad a una historia de determinadas pretensiones y hacer que resulte convincente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODOS LOS COMENTARIOS SERÁN MODERADOS, SOLO SERÁN PÚBLICADOS LOS COMENTARIOS QUE RESPETEN LAS SIGUIENTES REGLAS:

- El comentario debe tener relación al contenido del post.
- No se aceptan comentarios tipo SPAM.
- No incluya links innecesarios en el contenido de su comentario.
- Si quieres dejar la url de tu blog, hazlo utilizando la opción OpenID.
- La caja de comentarios no es el lugar para pedir intercambio de links, para ello envia un mail.
- Ofensas personales, amenazas o insultos NO serán permitidos.