26/5/2011

El séptimo cielo



TÍTULO ORIGINAL: Seventh Heaven (7th Heaven)
AÑO: 1927
DURACIÓN: 110 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Frank Borzage
GUIÓN: Benjamin Glazer (Teatro: Austin Strong)
MÚSICA: Película muda
FOTOGRAFÍA: Ernest Palmer, Joseph A. Valentine (B&W)
REPARTO: Janet Gaynor, Charles Farrell, Gladys Brockwell, David Butler, Ben Bard, Albert Gran, Marie Mosquini
PRODUCTORA: Fox Film Corporation
PREMIOS 1927: 3 Oscars: Mejor actriz (Janet Gaynor), guión adaptado y director

Chico es un trabajador que se ocupa de la limpieza de las alcantarillas de Paris. Diane es una desdichada jovencita víctima de los abusos de su frustrada hermana mayor. Un día, mientras Diane es golpeada por su hermana, Chico la rescata y, viéndola sumida en una profunda depresión, la lleva a vivir con él, a su buhardilla, en el séptimo piso de un edificio de Montmartre.

El séptimo cielo es uno de los máximos exponentes del melodrama, hasta la actualidad se sigue perpetuando la idea, pero pocas veces se ha conseguido tanta originalidad creativa con los destellos de genialidad que nos brinda está obra de arte. Es una adaptación de una obra teatral escrita por Austin Strong, también una de las películas candidatas en la primera edición que se celebró de los Oscar en 1928. Nominada para 5 Oscar como mejor película, mejor dirección de arte para Harry Oliver Fox y finalmente, ganadora de tres Oscar al mejor director, actriz y guión adaptado.

Frank Borzage, uno de los pioneros del melodrama cinematográfico, consiguió dejar huella en la historia del cine con una historia de amor emotiva y desbordante. Ese mismo año también se estaba rodando la descomunal Amanecer del maestro Murnau, era la primera vez que Murnau rodaba en Estados Unidos y curiosamente, compartía actriz con Borzage. Janet Gaynor trabajaba de forma simultanea en ambas películas, cuando terminaba una sesión de rodaje en un plató, se desplazaba a otro para continuar con la otra película, un ritmo vertiginoso que supuso un gran esfuerzo por parte de la actriz. El séptimo cielo fue uno de los grandes portentos de la etapa final del cine mudo, consolidó una de las parejas románticas más famosas, en su momento grabaron más películas juntos, pero sobre todo, consagró la vertiente melodramática en el cine.

El dúo interpretativo formado por Janet Gaynor y Charles Farrell forjó el ideal de pareja romántica, ambas actuaciones son formidables, con una fuerte carga emocional. Los personajes que interpretaron son inolvidables, Janet Gaynor consiguió mostrar una sensibilidad y delicadeza que inunda la pantalla, la representación de la inocencia, bondad y fidelidad. Charles Farrell representando el papel de Chico, muestra un carácter fuerte y honesto, promoviendo la autoestima y confianza en uno mismo. Juntos son la representación de la fuerza del amor como elemento primordial en el desarrollo del individuo por encima de cualquier otro condicionante. La película también hace incapié sobre la fe, como la religión puede ser el punto de apoyo en determinadas personas, como en ciertos momentos pueden perder la fe y la duda de si su recuperación es significativa.
Los principales valores que defiende la película son el optimismo, los deseos de superación, confianza y amor por la vida. De la faceta religiosa, en la actualidad se puede leer una apología hacia la religión cristiana, pero el transfondo de las situaciones y emociones pueden suscitar una puesta en duda, pues los valores que realmente se promueven son éticos y cívicos, ajenos a los religiosos. También se denuncia la hipocresía de los ricos y del gobierno, siendo el amor el leit motiv de la historia.

El apartado técnico de El séptimo cielo es muy alto, en su momento altamente innovador, con algunos encuadres impresionantes, como la agónica subida de Chico por las escaleras, un tipo de plano que años después tuvo su resonancia en grandes aportaciones de cineastas como Alfred Hitchcock. También se utilizaron travellings muy elaborados y creativos en su época, la primera vez que los dos personajes suben hasta la guardilla donde vive Chico, la cámara los acompaña sin corte alguno, creando un efecto muy llamativo. También destacar la iluminación, el uso de luces y sombras, la reminiscencia a la hora de utilizar la luz como elemento expresivo, mucho más allá de connotaciones religiosas, para resaltar la intensidad del amor hasta altas cotas expresivas fuera de cualquier justificación meramente poética. Toda la película está cargada de grandes frases y conceptos con una fuerte carga emocional, por lo mismo también ofrece el contrapunto al dramatismo con escenas cómicas muy elaboradas. La película es un cúmulo de sensaciones que in crescendo alcanzan un éxtasis enternecedor, con un desenlace que transciende más allá de la propia realidad, por encima de cualquier creencia o convencionalismo, eleva las emociones hasta el séptimo cielo.

2 comentarios:

  1. Una de esas películas que te dejan un sabor agridulce y un cosquilleo extraño. Luego vuelves a la realidad... hasta la próxima vez que la ves XD

    ResponderEliminar
  2. A mi el concepto ese de cada día a las 11 en punto dejarlo todo para pensar en ellos me vuelve loco

    ResponderEliminar

TODOS LOS COMENTARIOS SERÁN MODERADOS, SOLO SERÁN PÚBLICADOS LOS COMENTARIOS QUE RESPETEN LAS SIGUIENTES REGLAS:

- El comentario debe tener relación al contenido del post.
- No se aceptan comentarios tipo SPAM.
- No incluya links innecesarios en el contenido de su comentario.
- Si quieres dejar la url de tu blog, hazlo utilizando la opción OpenID.
- La caja de comentarios no es el lugar para pedir intercambio de links, para ello envia un mail.
- Ofensas personales, amenazas o insultos NO serán permitidos.